Kiev, Ucrania

Siete personas, entre ellos tres niños, murieron el sábado por un ataque con drones rusos que incendió una gasolinera en la ciudad de Járkov, en el noreste de Ucrania, dijo el gobernador de la región homónima Oleg Sinegubov.

“Desgraciadamente, el balance de los ataques del ocupante sobre Járkov subió a siete” muertos, informó Sinegubov en la red social Telegram.

“Entre ellos figuran tres niños: uno de siete años, uno de cuatro y un bebé de unos seis meses”, agregó.

Los drones Shahed, de fabricación iraní, “golpearon una estación de servicio y provocaron un vertido de carburante inflamado, lo que provocó el incendio de catorce casas particulares”, dijo el alcalde de la ciudad, Igor Terekhov.

Las llamas obligaron a evacuar a unas cincuenta personas en la zona, explicó.

Según explicó el fiscal regional, Oleksander Filachkov, el ataque con tres drones destruyó “una infraestructura sensible”, en referencia a la gasolinera.

“Hubo una enorme cantidad de carburante” vertido, “lo que explica por qué el incendio fue tan terrible”, agregó.

El jefe policial de la ciudad, Volodimir Timoshko, indicó que las llamas todavía no se habían extinguido “a las 06H00” (04H00 GMT).

Járkov y el pueblo de Veliki Burluk, más al este, han sido blanco de ataques nocturnos. Según el gobernador Sinegubov, estas acciones impactaron zonas civiles.

 

LAGA UN KOMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here